Raquel Ojeda García

Como mujer, católica y religiosa, considero que la Iglesia, igual que la sociedad, podría enriquecerse enormemente con la inclusión de todos los dones que la mujer puede aportar. Necesitamos una Iglesia nueva para un mundo nuevo y la mujer tiene un potencial enorme que la Iglesia deja de lado. Es momento de poner lo mejor de cada una para construir el Reino: queremos estar donde se decide el futuro.

20200308_184703